Tener dignidad es un derecho, no una opción

24.05.2018

¿Cuántas veces nos faltamos al respeto por no decir lo que realmente pensamos, o no hacer lo que en verdad queremos?

Considerarse digno es creer que merecemos aquello que es un bien para nosotros.

Cualquier actitud, cualidad o materia, que merecemos para tener una vida digna es importante desde el mismo momento en que nacemos. Venimos sin equipaje externo y necesitamos que nos lo faciliten nuestros cuidadores pero también traemos un equipaje interno que se irá manifestando, poco a poco, en la misma medida en que nuestra libertad sea respetada y se nos permita ser como somos en cada momento.

Aprender a ser mejores es mejor que aprender a ser como los demás quieren que seamos

Pero ¿cómo lo hacemos? conocernos es lo único que necesitamos para empezar.

Si no nos consideramos con derecho a una vida digna, una relación digna tampoco será un derecho para nosotros. 

Las cosas no son por casualidad, no existe nada que se escape al creador de este universo, nada que no tenga un motivo de ser por más insignificante que nos parezca como el ¿para qué existe un mosquito o una hormiga?.. Seguro que no sabemos el motivo de su existencia y es que, desde la mente, hay muchas cosas que no sabemos pero todo tiene su sitio, todo se coloca según unas leyes y criterios que no son siempre los de nuestra lógica aunque si podemos (es recomendable) utilizar la lógica para comprender los derechos que tenemos por el simple hecho de existir.

Date el derecho a ser digno, sé digno de tu verdadera forma, tu personalidad, tu visión, objetivos y aprendizajes...

La dignidad, en cualquier aspecto de nuestra vida, es un derecho no una opción

pero la aprendemos y manejamos como si fuera una cuestión de "suerte". 

Cuando te consideres digno de ti mismo, también lo creerás para tener la mejor relación posible dignamente.


                                                                               Maripaz Morgado Coach de Vida (Paz Akua - Escritora)