Sacar partido a lo que no te gusta

27.05.2018

Aquello que no crees valioso puede serlo cambiando de perspectiva al igual que expresa la historia de "El árbol feo que no servía para nada" y el cual comprendió su valor. 

Sirves para mucho más de lo que crees y tu valor está en 

aquello que ya eres y que nadie puede quitarte

El pasado sólo es útil cuando se toman decisiones (en el presente) diferentes a las que se tomaron en esas experiencias ya pasadas y que nos llevaron al fracaso personal, amoroso, laboral o social, interpretando fracaso como el no haber obtenido el resultado deseado pero que igual podía no haber sido el correcto y podemos aprender de esas decisiones, esas experiencias dejando atrás:

"Y si se lo hubiera dicho..."

"Y si le hubiese hecho caso..."

"Y si lo hubiera hecho de otra forma..."

"Y si..., y si..."

Quienes lo consiguen no son mejores ni peores, simplemente saben sacar provecho de forma que "Detrás de alguien que triunfa hay muchas caídas y derrotas superadas". 

Son esos momentos de presión en tu vida los que consiguen sacar algo más de ti, creatividad, ingenio, soluciones no imaginadas tal que 

sacarle partido a tus derrotas es mejor que hundirte con ellas

¿Qué tanto te estimula tu situación para desarrollarte en otros aspectos o cuestionarte qué te llena realmente en la vida?

Saca provecho a tu situación y obtén respuestas. Si por ejemplo tienes una situación que no te aporta, te cuesta sobrellevarla, no puedes dejarla (o no por ahora), puedes plantearte no sólo cómo aprender a llevarla lo mejor posible sino también a ¿cómo sacarle partido para obtener un aprendizaje personal? De hecho está para eso, es el significado profundo de lo que vives. Eso es utilizar el momento presente para inspirarte, utilizar lo que no te gusta para caminar hacia lo que sí te gusta. Te inspira a aprender cosas diferentes que te saquen de ahí.

Te inspira a aprender cómo ser mejor persona, una mejor versión de ti mismo y adquirir las estrategias, la fortaleza y la confianza suficiente para dar un nuevo paso al cual la vida te invitará si fluyes con ella. Conseguirás ese aprendizaje que te llevará a otra oportunidad, a otra experiencia.

Recuerda ¿a qué te estimula lo que vives?, ¿qué provoca en ti?, ¿qué te inspira?

Ser proactivo, y no reactivo, te conduce a ser mejor cada día