No voy a intentar cambiar nada de ti

10.02.2018

Y le dijo un día su amada con sonrisa iluminada...

Te quiero como eres, no voy a intentar cambiar nada de ti que no entienda o me disguste, no merece la pena. 

Nadie cambia porque el otro quiera que lo haga, 

lo hace por sí mismo, porque se ame lo suficiente como para querer ser mejor persona si cree que necesita serlo.

Querer cambiar al otro es insinuar que uno es mejor y pretender ser iguales cuando la belleza y sutilidad sublime de las cosas está precisamente en las diferencias.

Y siguió....

Lo que tú crees que no tienes y que lo tengo yo son esas añoranzas profundas que casi ni se ven, esas que cuestan tanto explicar pero que están ahí. Tú tienes aquello que yo no tengo y deseo tener. Yo tengo aquello que tú no tienes y también anhelas poder verlo en ti.

Y es que, en verdad, no somos iguales. Tú tienes unas virtudes y capacidades y yo tengo otras y se trata de aprovecharlas para compaginarlas y sacarles el mejor partido. La fusión entre los dos complementa un patrón completo y esto es así desde nuestra personalidad. No tiene nada de malo. El problema llega cuando uno quiere apoderarse de esas virtudes que tanto añora y desea hacerlas suyas a cambio de la libertad de quien las posee.

No quiero cambiarte, no serías tú...

Si algo no corresponde con mi sentir sólo tengo que retirarme y dejar el camino libre para los dos.

Tanto si estás como si no..., yo seguiré...

Tanto si estoy como si no..., tú seguirás...

Mi corazón late igual porque late por mí pero comparte con los demás su latir...

No voy a intentar cambiar nada de ti, te quiero como eres

Por ti y por mí, sólo tenemos que VIVIR

En eso radica la profundidad de la vida, respétala y ésta te lo devolverá con amor porque 

la mejor cualidad está en el corazón y no en la razón

Paz Akua