Los celos y el acoso social

25.12.2017

BASADO EN HECHOS REALES

La enfermedad de los celos y el acoso social

Hoy me dirijo a esa persona, en este caso (en esta historia) es una mujer que desvirtúa la realidad por su visión enfermiza, con respecto al sentido de posesión, sobre aquellas personas con las que se relaciona principalmente una pareja, o alguien que formó parte de su vida y aunque, ya no es así, da por hecho que la relación sigue. Pero lo más ofensivo de este ser humano hacia la libertad de las personas, es el derecho que se adjudica sobre ellas y todo su ambiente.

Soy mujer y voto por la dignidad y el respeto absoluto hacia una misma porque las experiencias que vivimos, nos gusten o no, están para que aprendamos de ellas, para que nos veamos a nosotras mismas y cambiemos todo aquello que nos lastima. Poder ser dueñas de nuestra vida que es ser dueñas de nuestras elecciones, actos..., es poder llamarnos "SEÑORA".

A ti mujer celosa:

¿Revisas el móvil de tu pareja?

¿Cometes el "delito" de robarle información privada de su teléfono para después, aún habiendo terminado la relación, vas llamando "una a una" a sus ex novias, amigos, conocidos y les cuentas mentiras sobre él?

¿Amenazas que no se relacionen con él y hablas mal de él? 

¿Sabes que tu marido, tu pareja o tu ex, no son de su posesión?

¿Sabes que estás tirando por la borda toda tu dignidad como mujer?

¿Sabes que el cariño no se puede robar ni se exige porque lo único que recibirás, si lo haces, es lo contrario e incluso odio?

¿Tienes hijos? Pues mírate en ellos... Respétate como madre. Respétalos a ellos. Deja de mentirles (si lo haces) con tu papel de víctima. Deja de ser un ejemplo nefasto para ellos, no les estropees más su existencia con tus peores ejemplos. Deja de ser lo que pueden llegar a odiar cuando se den cuenta de cómo eres realmente y no hay cosa más dolorosa que tener que ver y reconocer a una madre como "loca", enferma. Casi preferiría uno no tenerla pero eso es imposible.

Por favor, mira por tu dignidad más allá de tus locuras. Todos podemos cometer alguna pero llega un momento en que "o te das cuenta..., o empezarás a estropear tu existencia" porque la gente te conocerá por tus hechos, y si mientes, llegará un momento en que "nadie" creerá ti.

La honestidad se demuestra con hechos no con palabras, mucho menos con historias desmontables. 

Si tus hechos son mezquinos, eso recibirás como respuesta de aquellos que reaccionen a tus provocaciones, a tus cotilleos, a tus acosos que acaban convirtiéndose en delitos. Los demás pueden responderte también con su mezquindad, su parte más oscura porque eso es lo que vas atrayendo.

¿Parece que te ataco verdad?, en realidad te estoy salvando. Sé lo que son los celos, sé lo que es sentirse inferior o creerse un cero a la izquierda y sé lo que es estar "ciega" y el problema no está en los demás, no está fuera, está en ti. Tus sentimientos no te dan derecho a controlar la vida de nadie, ni siquiera la inutilidad de intentarlo.

Por favor, deja de vivir en una mentira, siempre estás a tiempo.

Por favor, deja de reclamar lo que sólo te corresponde a ti misma darte

Por favor, deja de humillarte ante los hombres que no te querrán verdaderamente, sólo otra persona enfermiza como tú podría soportar tu acoso, tus disputas, tus enfrentamientos, tus mentiras. Sólo dos personas enfermas se soportaran la una a la otra, o tal vez, hasta disfruten de semejante guerra pero será eso, una guerra.

¿Acaso te gusta que te aborrezcan? Pues eso es lo que consigues de tu ámbito social y, lo más doloroso, de tus seres queridos, imagínate tus hijos...

¿Acaso no hemos pasado ya los suficientes años y décadas para aprender a ser dignas de una personalidad que merezca la pena? 

Ser alguien que te enorgullezca como persona y no que te hunda.

Esta carta puede resultar dura pero es la cruda realidad, más duro es estropear todas tus relaciones e incluso tu vida. Más duro es soportar tu acoso. Para otros eres insoportable y nadie, realmente, te va a querer así. 

Soy mujer pero antes soy persona y, como tal, expreso mi verdad sobre los acontecimientos. De los hechos que otros protagonizan y que humillan la dignidad humana creyéndose valientes.

Oh sí, qué valiente te crees por perseguir a "supuestas" amantes.

Oh sí, qué valiente te crees mandando whatsapp a "supuestas"...

Oh sí, qué valiente te crees amenazando a otras personas de que no hablen, mucho menos vean, a esa persona que crees es de tu posesión...

Siento decirte que tienes un problema, sí y muy grande, porque no es con los demás con quienes tienes que hablar, es contigo misma, tú eres tu propio enemigo.

Si hay algo que me enseña esta historia es a verme a mí misma reflejando la desaprobación absoluta que siento hacia este tipo de conductas.:

No permitas que alguien te diga con quien puedes, o no, puedes hablar.

No permitas que alguien te diga lo que debes, o no, debes hacer a cualquier nivel, social, familiar o de relaciones.

No permitas que alguien se crea con el derecho de decirte quien puede, o no, ser tu amigo.

Y da igual quien sea, más bien dile ¿tienes algún problema con mis amigos?, yo simplemente tengo "amigos". Escucha, un amigo es un amigo, no saques amantes donde no los hay.

Apúntate esto si eres mujer obsesiva-celosa: tu marido, tu pareja, tu novio, tu ex (del que te apoderas como si fuera algo tuyo) no es de tu posesión. Es una persona como todos, LIBRE de elegir con quien relacionarse y con quién no.

Así es que, DESPIERTA, estás enferma. Elige si quieres cambiar de pareja, aunque te aconsejo que primero te lleves mucho tiempo "sola", pero deja a los demás en paz.

Estamos casi en el 2018 y somos todos ya muy viejos para seguir la mezquindad que en tantos siglos se ha seguido, ya es hora de despertar.

Si quieres una persona sana y coherente a tu lado, primero debes ser tú una persona sana y coherente.

Fdo. Una "Señora"

Paz Akua